¿Eres nuevo en Liderazgo y Empresa?
Regístrate ya gratuitamente haciendo click aquí

Narrativa empresarial, liderazgo y cambio


Escrito por Mario Curatolo el 07 de Junio del 2012

0 Comentarios Comentarios

La narrativa empresarial, busca inducir a los empleados y clientes de la empresa a cambiar el ángulo de visión, que tienen de la realidad empresarial. Para ello ha de recurrir no sólo a la recopilación de anécdotas, experiencias y testimonios empresariales, sino, al uso de la narrativa, como instrumento de reflexión para la gestión del cambio y transformación de las empresas.

En el mundo empresarial, se denomina Storytelling  (narrativa empresarial) a aquella comunicación interna y externa que se realiza en la empresa, a través de la narración de historias. La narración de estas historias, no sólo transmite, sino, refuerza, de modo más efectivo que la simple presentación de datos objetivos, los conceptos, ideas y valores, en los que se basa la cultura empresarial.

El storytelling, no se circunscribe, solamente, a la recopilación de anécdotas, experiencias y testimonios empresariales, usados a modo de ilustración en las campañas de marketing y publicidad, sino, al uso de la narrativa, como instrumento de reflexión para la gestión del cambio y transformación de las empresas. La narrativa empresarial, por tanto, actúa como un espejo de la realidad, en el que (a través de los relatos/historias) cada uno, ve, la realidad empresarial, en función de su ángulo de visión del reflejo (esto determina su punto de vista).  A través del storytelling, se induce a los empleados y clientes, a adoptar, un nuevo ángulo de visión, que busca cambiar, el reflejo que perciben, y por tanto, su visión de la realidad empresarial. La efectividad de la narrativa empresarial, por tanto, radica, no sólo, en su capacidad de transmitir valores corporativos, sino, en lograr que, tanto empleados como clientes, terminen acostumbrarse a “pensar fuera de la caja” (think outside the box). 

Pensar fuera de la caja, implica, superar los límites que condicionan nuestra visión de la realidad y nos impiden progresar. La narrativa empresarial, ayuda a potenciar el liderazgo dentro y fuera de la  empresa, al forzar, un replanteamiento crítico, no sólo, de aquello que hacemos, sino, del porqué lo hacemos, permitiéndonos, por tanto, concebir la posibilidad de cambiar. En este sentido, los líderes empresariales usan la narrativa, como un instrumento para hacer que los individuos se planteen, preguntas, cuyas respuestas, les permitan reinventarse (superar sus propias limitaciones culturales). 

En síntesis, podría decirse que, a través, del storytelling, se mejora la calidad de la visión y entendimiento de la propia actividad empresarial. La anécdota de los vendedores de hielo es un buen ejemplo de esto.

“A finales del siglo XIX, se empezaron a comercializar las primeras cámaras frigoríficas (neveras). Dos vendedores de hielo se encuentran en un bar, e inician una conversación donde el primer vendedor se lamenta al segundo, diciendo : “Con el nuevo invento, se acabará nuestro negocio, y ya no habrá sitio para un vendedor de hielo”. El segundo vendedor le contesta diciendo: “¿Ah, pero, que significa vender hielo para ti?  Para mi, vender hielo, representa, vender una solución para mantener los alimentos más tiempo. De hecho, yo, también, voy a empezar a vender neveras”.

La anécdota de los vendedores de hielo, ilustra cómo, a través de la narrativa empresarial, es posible, identificar  ¿qué posibilidades no estamos viendo? o ¿qué cambio nos resistimos a realizar? La narrativa empresarial, por tanto, incrementa el liderazgo, en la medida que, al inducir a los empleados a hacerse nuevas preguntas, la narrativa, fomenta un apoderamiento (enpowerment) que transforma la realidad empresarial, en una realidad más rica en detalles, ayudando a los empleados a concebir soluciones para adaptarse a nuevas situaciones.  A diferencia de otras formulas de influencia, como la persuasión, el soborno o el carisma, la narrativa empresarial actúa como una estrategia que permite a las personas decidir por si mismas, multiplicando la legitimidad de su influencia.

La efectividad del storytelling, dependerá de que la narración sea simple, relevante, comprensiva, emotiva y compartida. La narración no puede ser un fin en si mismo, sino, una vía a través de la cual, los objetivos empresariales puedan alinearse con los de los empleados y clientes de la empresa. Para ello, la narración, debe representar el camino, hacia un futuro alternativo, en el que, empleados y clientes, se sientan protagonistas y coautores del proyecto empresarial. Al vivir la narración empresarial, los empleados asumen como propio, el compromiso de llevar a la práctica el proyecto y la visión de la empresa. En este contexto, el liderazgo, al trascender, los líderes empresariales, se reinventa en un liderazgo capilar, que está presente, en todos y cada uno de los empleados, afectando el modo de funcionar de la empresa.

Si la narrativa empresarial es capaz de conseguir influenciar los cambios en la empresa, el storytelling, podría verse como una poderosa herramienta, favorecedora del cambio, dentro y fuera de la misma. Sin embargo, para que esto suceda, lo importante, no es que, los líderes sean percibidos como buenos narradores de historias interesantes y entretenidas, sino, que, las narraciones empresariales, incidan sobre el comportamiento de la audiencia.  Sólo, si las narraciones, generan cambios en el comportamiento de las personas, el storytelling, podría  utilizarse como instrumento de gestión del cambio empresarial.

¿te gustó el articulo?

Hazte follower en Twitter o amigo en Facebook.


Se el primero en comentar este articulo


Registrate aquí para poder comentar este articulo